Logo sendero

Tafsir

La presente pagina contiene las traducción e interpretación de las suras 75 "La Resurreción" y 74 "El Arropado"

 

Sura 75 "La Resurrección" (Al-Qiámah)

 


En el Nombre de Allah el Más Misericordioso, Misericordiosísimo

1- ¡No!: ¡jurare [Allah jura] por el Día de la Resurrección! 2- ¡No!: ¡juraré por el alma reprensora [que se reprende a sí misma, sea por el mal cometido, o por el bien que hace y supone hipócrita. Allah jura de este modo que la Resurrección es verdadera]! 3- ¿Es que el hombre [impío] cree que Nosotros no recompondremos sus huesos [para el Día de la Resurrección?: 4- ¡Sin duda que si!, somos Poderosos hasta para restablecer sus yemas [digitales y huellas dactilares], ¿cómo no haremos algo de menos precisión? 5- Pero el hombre [impío]desea pervertir perpetuamente [en lo que le resta de vida, y desmiente el más allá]. 6- Pregunta [con sorna]: "Cuándo será el Día de la Resurrección?": 7- [será] pues, cuando la visión se ofusque [de terror e incertidumbre], 8- y la luna se eclipsé, 9- y sean reunidos el sol y la luna [porque ambos desaparecerán por igual del cielo, o porque saldrán por el ocaso (occidente) como enseña la tradición]. 10- ¡Que no!, ¡no hay refugio!, 12- ante tu Señor [Profeta] será entonces el arribo [de la humanidad para ser juzgada]. 13- Ese Día el hombre será anoticiado de cuanto haya realizado y omitido [lo que haya hecho desde el principio al fin de su existencia, o bien de lo que, bueno o malo, dejó ejemplo para que hicieran otros], 14- aunque sin duda el hombre es vidente de su alma [conoce realmente lo que ella oculta a otros]. 15- aun cuando presente múltiples excusas [para sus actos, tratando de justificarlos]. 16- ¡No apresures [Muhammad]en él [el Sagrado Corán cuando se te revela] tu lengua para adelantarte a él [antes de que te sea completada la Revelación, y esto es signo de que el Profeta la intuía en su corazón antes de completarse, y quería repetirla pronto para no olvidarse]: 17- Por cierto que a Nosotros [a Allah]nos compete su retención [por tu corazón] y su recitación [la proclama por tu lengua]. 18- Así que si lo recitamos [a través de Gabriel, el Espíritu Santo], sigue su recitación [a continuación, sin adelantarte]. 19- Luego a nosotros compete sin duda su explicación [a ti de sus sentidos, y al resto de los hombres por tu intermedio]. 20- ¡Que no! [Vosotros hombres] de seguro preferís lo pasajero [el mundo de aquí abajo], 21- y desecháis el más allá [la vida eterna]: 22- Ese Día habrá rostros esplendorosos [los de los justos], 23- hacia su Señor observando [a su Misericordia o recompensa], 24- y entonces habrá rostros sombríos, 25- [de quienes] creerán que les será hecha una fractura [de su ser, de sus vértebras]. 26- ¡Que no! [rechazo la preferencia de este mundo al otro]. Cuando [el alma] alcance la clavícula [el lugar más elevado del pecho, en la agonía], 27- y se pregunte [por parte de los que están a su alrededor, sin esperanza]: "¿Quién lo conjurará [de la muerte, lo curará, o bien si son los ángeles de la Misericordia o los del castigo los que elevarán su alma al otro mundo]?" 28- y él [el agónico] esté cierto que es la separación [del alma y el cuerpo], 29- y las piernas unas a otras se apretujen [como sucede al fallecido al expirar, o bien es una metáfora sobre la reunión en ese momento de este mundo y el otro]: 30- hacia tu Señor tal día será la marcha. 31- Pero [el que muere] no creyó [en la Verdad, ni hizo caridad] ni rezó, 32- sino que por el contrario impugnó [la Verdad] y se apartó [de la Fe], 33- y luego iba a su familia pavoneándose …: 34- ¡Pobre de ti insensato [por el castigo]! 35- De nuevo, ¡pobre de ti insensato [por creerte seguro en este mundo]! 36- ¿Es que el hombre cree que será abandonado a su suerte [sin responsabilidad ni juicio]? 37- ¿No es que sólo fue una partícula de esperma eyaculada [en la matriz]? 38- Luego [sólo]fue un cuajo sanguíneo, al que El [Allah] dio forma y armonizó, 39- e hizo de ello los dos pares, varón y hembra, 40- ¿Es que Este [el que realizo eso] no es Poderoso para resucitar a los muertos?.

 

Aprendemos

Que el hombre posee un alma reprochadora o represora (más conocida en occidente como "conciencia de culpa"), lo que permite saber cuándo cometemos el mal, y el tener remordimientos por ello. Tal conciencia es benéfica, pues nos señala la existencia del mal en nosotros (como la fiebre, por ejemplo, señala la enfermedad del cuerpo), y nos disuade de no volver a cometerlo, porque el mal produce infelicidad, como la enfermedad produce dolor. Allah al jurar por esa alma o conciencia la considera sagrada, porque gracias a ella, si es que le hacemos caso, podemos dirigirnos hacia el bien y salvarnos del castigo del más allá. De allí que Allah Exaltado jura por ella que la Resurrección y el Juicio del más allá son verdaderos e inevitables.

Pero un exceso en la conciencia de culpa también constituye enfermedad, porque subestima y rebaja al hombre, y así no le permite ver la grandeza que Allah Exaltado puso en él, siendo dicha grandeza la luz de la fe y del conocimiento en el corazón humano. Lo contrario a la conciencia exagerada de culpa es el hecho de considerarse superior y caer en la soberbia (en lugar de subestimarse como en el caso anterior), lo cual constituye el pecado satánico por excelencia. El Islam nos enseña a humillarnos sólo a Allah, a declarar a El nuestra faltas y arrepentirnos ante El, no a humillarnos a otros seres y considerarlos superiores, impecables, excepto a los Profetas (P).

Ni a declarar nuestro pecados a otros mortales defectuosos que no pueden interceder por nosotros, que comenten faltas y necesitan arrepentirse como nosotros. Nos enseña que no somos culpables más allá de lo que cometemos con conocimiento, porque si procedemos con ignorancia, aunque de ello resulte algo malo, no somos responsables ante Allah, ya que toda acción vale por la intención que se pone en ella.

El que ignora las consecuencias de algún acto suyo no pone ninguna intención maligna al dañar. Dijo el Profeta (BPDyC) "Los actos están solamente en las intenciones", es decir son de acuerdo a lo que ellas sean, buenos si ellas son buenas, malos si son malas. Tampoco venimos al mundo en el pecado, sino en la Fitrah (esencia pura humana), ni es necesario que nadie muera por nuestra salvación, porque cada cual es responsable y carga con lo suyo, excepto que la Misericordia divina nos auxilia: "Di (Profeta): ¡¿A otro que Allah anhelaré como Señor, siendo que El es el Señor de todas las cosas?! Ningún alma realiza nada que no se le cuente a ella, ni cargará con el fardo que debe cargar otra. Luego a vuestro Señor será el retorno y El os informará acerca de lo que discrepabais" (6:164).

Por eso cada alma es vidente de sí misma (como dice el versículo 14), es decir tiene conciencia de su mal y de su bien, pues de lo contrario su Señor no podría juzgarla, debido a la ignorancia de esa alma. En las tradiciones se cuenta: "El Mensajero de Allah (BPDyC) padecía la Revelación intensamente, y agitaba su lengua y sus labios al recibirla por miedo a que se escapara, deseando retenerla. Entonces Allah reveló: "No apresures en él (el Sagrado Corán) tu lengua para adelantarte a él, por cierto que Nosotros nos compete su retención y su recitación…." Desde entonces el Mensajero de Allah (BPDyC) no conocía la conclusión de una sura hasta que le fuera revelado "en el Nombre de Allah, el Más Misericordioso, Misericordiosísimo" (es decir el comienzo de la siguiente)". Y el (BPDyC) enseño lo siguiente: "El que de vosotros recite Por la Higuera y el Olivo [sura 95] y llegue al final que dice "¿acaso no es Allah el más Justo de los Jueces?, que diga: "¡Sí por cierto!, ¡yo soy testigo de ello! [en árabe: bála, ua ána ala dhalika minash shahidín]. Y el que recite "¡no!, ¡juraré por el Día de la Resurrección" [la sura que estamos comentando]y llegue adonde dice "¿es que Este no es Poderoso para resucitar a los muertos?", que diga: "¡Sí por cierto" [en árabe: bála]. Y el que recite "por los mensajero" [sura 77] y alcance donde dice "¿en qué exposición después de ésta podrán creer?, que diga: "¡Creemos en Allah!" [en árabe: ¡Amanna bil-láh]".

 

 

Sura 74 "EL ARROPADO" (Al-Mudazzir)


En el Nombre de Allah el Más Misericordioso, Misericordiosísimo

1- ¡Tú, el arropado!: 2-¡ Levántate (de tu lecho, o de tu letargo) y advierte (a tu pueblo), 3- y a tu Señor engrandece (exáltalo por sobre todas las cosas y representaciones), 4- y tu vestimenta purifica (se interpretó como "acórtala para que no arrastre", por ser esto desaseado y signo de petulancia en la antigüedad, o bien como "purifica tu cuerpo", o bien "tu alma"), 5- y de las abominaciones (ídolos y maldades) huye! 6- ¡Y no presumas y reproches (considerando mucha tu responsabilidad, o tu adoración, o tu servicio al prójimo) para acrecentar (tu pedido de ayuda Allah Exaltado, o tu consideración ante El)! 7- ¡Y en tu Señor sé paciente (con tu misión)! 8- Pero cuando sea resoplada la trompeta (el Día Final), 9- tal será entonces un Día nefasto, 10- para los impíos nada benigno (esto sólo lo será para los creyentes). 11- ¡Déjame encargarme del que Yo Solo creé (un impío enemigo del Profeta, o bien me encargaré Yo solo de él, o bien Yo lo creé solo, es decir bastardo, sin filiación paterna conocida), 12- y a quien le di riquezas a raudales, 13- e hijos constantes (para asistirlo y complacerlo), 14- y le propicié plenamente (el prestigio, la dirigencia, la riqueza), 15- luego (todavía) ambiciona que se le aumente (debido a la codicia sin límites, y a pesar de no agradecer): 16- ¡No!, sin duda que él es rebelde a Nuestros Signos (a todo cuanto se le dio, y a los signos de la realidad) 17- ¡Lo sumiré en el Ascendente (uno de los fuegos del infierno que continuamente hace ascender y luego deja caer al castigado como si fuera una chispa)! 18- Sin duda que él premeditó y planeó (objeciones contra el Profeta y el Sagrado Corán), 19- pero fue maldito por lo que planeó, 20- más aun fue maldito por cuanto planeó. 21- Luego evaluó (nuevos objeciones), 22- pero (frustrado al no poder hacerlo) se puso adusto y funesto (desconcertado por su fracaso), 23- después dio la espalda (a la Verdad revelada) y se engrandeció (en contra del Profeta y sus seguidores), 24- diciendo: "Esto (el Sagrado Corán) sólo es por cierto magia adquirida (aprendida de los magos)! 25- ¡Esto no son más que dichos humanos!". 26- ¡Le introduciré en Calcinante (un grado terrible del Fuego infernal)!, 27- ¿pero qué te hará comprender qué es Calcinante?: 28- nada perdura (allí) ni tampoco es librado (es decir ni vive ni muere, ver sura 87:13; o bien todo, incluso lo espiritual, es allí calcinado), 29- metamorfoseante de la piel (por incineración), 30- que tiene (como guardianes) a diecinueve. 31- Y únicamente determinamos que los guardianes del Fuego fueran sólo ángeles, y su número meramente lo establecimos sólo como una prueba encismadota de los impíos (que lo tomarán a burla por su ignorancia). Pero para que los que recibieron la Escritura (anteriormente, cristianos y judíos) tengan certidumbre (de la veracidad del Profeta y del Sagrado Corán, por cuanto revela respecto del número de los guardianes infernales lo mismo que la Biblia), y los creyentes (musulmanes) aumenten en Fe (con ello), y que quienes recibieron la Escritura y los creyentes no estén en la incertidumbre (sobre el Sagrado Corán). Y para que los que en sus corazones encierran enfermedad (hipocresía, como los hipócritas de Medina) y los impíos (de la Meca) pregunten: "¿Qué quiso Allah con un ejemplo como éste?": Así es como Allah desvía a quien El quiere (debido a que no se beneficia con la sabiduría), y guía a quien El quiere. Pero a las milicias de tu Señor sólo las conoce El (en cuanto a su número, como en el caso de los diecinueve). Y ella (esta Revelación, o el castigo calcinante anunciado, no es sino) una Advertencia para la humanidad. 32- ¡Que no, (jurare) por la luna!, 33- ¡y por la noche cuando huye!, 34- ¡y por la mañana cuando alborea!: 35- (Que Calcinante) es una de las enormidades (del más allá para los impíos, la más atroz), 36- alerta para la humanidad, 37- para quien de vosotros quiera prosperar (haciendo el bien) o degradarse (rechazándolo). 38- Cada alma esta en prenda de lo que realiza (y el Día del Juicio responderá por ello), 39- excepto los de la derecha (los de lo recto y justo, que entrarán directamente en la dicha) 40- que estarán en los jardines (del más allá) preguntándose (entre sí, o a otros) 41- acerca de los malhechores: (¿Qué les pasó?). 42- (Dirán éstos): ¿Qué os hizo entrar en el Calcinante? 43- Responderán (los condenados): "No éramos de los rezadores (de las oraciones prescriptas), 44- ni dábamos de comer a los indigentes (de acuerdo a lo impuesto), 45- y nos sumíamos (en lo vano y en la mentira)con los que se envilecían, 46- y desmentíamos el Día del Juicio, 47- hasta que nos llegó la certidumbre (de todo ello con la muerte)" 48- Entonces no los beneficiará en nada la intercesión (a su favor) de los intercesores (que Allah permitirá el Día del Juicio para el perdón de lo que se vincularon a ellos en el mundo). 49- ¿Qué les pasa (a los impíos) que están opuestos a la Persuasión (el Sagrado Corán), 50- como si fueran asnos salvajes en huida 51- que fugan de un león? 52- Más bien que cada persona de ellos (los impíos) desea (para creer) que le sea traída una escritura explícita (desde el cielo, exclusiva para cada cual, como solicitaban al Profeta). 53- ¡Que no! (rechazo eso): es que no temen al más allá (y se creen dignos de lo que no les corresponde). 54- ¡Que no!, (confirmo que el Sagrado Corán) es sin duda una Advertencia (suficiente): 55- Así pues, el que quiera se persuadirá con él. 56- Pero no se persuadirán (y quedarán advertidos) excepto que lo quiera Allah (predestinándolos a la creencia), siendo El merecedor de que se Le tema (y no se Le asocie nada) y digno de la Indulgencia (para Sus siervos que así proceden de indultarlos e introducirlos en la salvación).

 

Observación

Se considera que esta sura (junto con la anterior) es de las primeras del Sagrado Corán. Su aparición pone fin al periodo de interrupción de la Revelación al Profeta (BPDyC), que duró tres años iniciales de su misión, es decir, a partir de la primera revelación de los versículos 1 a 5 de la sura 96 (que se pueden consultar en esta misma página) hasta que aparecieron las suras 73 y 74.

Ambas son muy parecidas entre sí. Es posible que los siete primeros versículos de "El Arropado" fueran revelados mucho antes que el resto, siendo ellos los que pusieron fin a la suspensión de la Revelación, y no los otros.

Aprendemos

Que la entrega del Profeta (BPDyC) a la Causa de Allah fue total, y así su vida, la de los suyos, y todos sus bienes estuvieron al servicio de esa Causa. Los versículos 11 a 26 se refieren a un enemigo del Profeta (BPDyC) llamado Al-Ualid Ibn Mugiráh (al que también se menciona en 68:10-16). Este impío, sumamente rico, estuvo a la cabeza de los enemigos del Profeta (BPDyC) en La Meca, junto con Abu Yahal y Abu Sufian (quien después adoptó el Islam), y era versado en la poesía de los árabes, que por entonces constituía la máxima expresión de la cultura y del idioma. La belleza del Sagrado Corán lo cautivó, pero se volvió atrás por no querer reconocer la autoridad de Muhammad (BPDyC) y sentirse tan importante como el Profeta. La certidumbre del día de la muerte es mencionada en esta sura (versículo 47): en la certeza del impío cuando agoniza sobre que la realidad del más allá es verdadera, y que ya nada lo librará de la desgracia. Pero también es la certeza del creyente que muere de que es real la promesa de su Señor para su salvación. La diferencia entre ambos, creyentes e impíos, es asimismo mencionada: se trata de que unos aceptan y los otros rechazan la oración y la caridad, los creyentes tiene fe en el más allá, certeza en la Justicia divina, y saben que la existencia en este mundo no es en vano, que habrá premio y hay castigo, los impíos dudan de todo ello. Las tradiciones sobre las circunstancias en que se reveló esta sura nos cuenta que el Profeta (BPDyC) expresó: "Estuve de retiro en la caverna de Hirá, y cuando terminaba mi retiro se me llamó. Observe a mi derecha pero no vi nada, y a mi izquierda pero no ví nada, miré detrás de mí y nada ví, y entonces elevé mi cabeza. Y he aquí que el ángel que me había visitado en Hirá (anteriormente durante la primera Revelación) en Hirá, estaba sentado sobre un trono entre el cielo y la tierra. Me espanté de miedo de él, volviéndome (a mi casa) y pedí: "¡Arropadme!, ¡arropadme!", Entonces fue revelado: "¡Tu, el arropado!, ¡levántate y advierte …. (Hasta) y de las abominaciones huye!".

 

Prohibida su reproducción total o parcial sin citar las fuentes: "Centro de Altos Estudios Islámicos" www.senderoislam.net

 

 

 

En Sección Artículos

Enseñanzas sobre la existencia